¿Qué hace un asesor de imagen?

En más de una década trabajando, podrás imaginarte cuántas veces me preguntaron “¿qué es lo que hace un asesor de imagen?” y “¿qué incluye una asesoría de imagen?”…
Quiero compartir con vos el enfoque que le doy a la imagen personal y profesional como concepto por lo que significa y por la importancia que tiene en tu vida y la mía (seamos conscientes de ello o no tanto).

El asesoramiento de imagen es una profesión, no consiste en “tener buen gusto” o “vestirse bien” sino en saber interpretar las necesidades de cada persona y optimizar su imagen en los distintos aspectos que la componen.

¿Cuáles son los elementos de la imagen de una persona?
Por imagen entendemos al conjunto de tres elementos que se relacionan y retroalimentan: apariencia, comportamiento y comunicación.
La imagen es dinámica, está en constante evolución y podemos definirla como la síntesis mental que los demás forman acerca de una persona en base a estos tres elementos.

Tu imagen narra quién sos, cuál es tu estilo, cuáles son tus gustos sin que tengas necesidad de decirlo. Todo el tiempo estás comunicando y dando un mensaje, a través de cómo te vestís, qué prendas usás, qué colores incorporás en tus atuendos, cómo usás accesorios, cómo te peinás y maquillás (o no), cómo hablás, qué gestos hacés, cómo mirás, cómo te desplazás y usás las distancias, cómo es tu postura (para nombrar sólo algunos de los muchos aspectos a tener en cuenta).
Es imposible desligar la apariencia del comportamiento y de la comunicación, los tres actúan a la vez y como asesora de imagen, además de respetar quién sos, busco que tu imagen exprese lo mismo en cada uno de estos niveles.

Comparto un fragmento de “You Are What You Wear” de William Thourlby:

“Cuando entras en una habitación, a pesar de que nadie en esa habitación te conoce o te ha visto antes, cada uno de ellos tomará diez decisiones sobre ti basándose únicamente en tu apariencia.
  1. nivel económico
  2. nivel educativo
  3. confiabilidad
  4. posición social
  5. nivel de sofisticación
  6. patrimonio económico
  7. patrimonio social
  8. patrimonio educativo
  9. tu éxito
  10. tu carácter moral”.

Las famosas primeras impresiones, que antes se formaban entre 5 y 30 segundos y hoy, gracias a las redes sociales, se limitan a un nanosegundo, son importantes. ¿Te pusiste a pensar qué comunicás en esa fracción de tiempo?

Lo más probable es que te estés preguntando “¿Necesito un cambio de imagen?”. La respuesta no es mía para dar pero puedo recomendarte que te tomes un momento para pensar en cómo describirías tu imagen y luego contestes con sinceridad: ¿Necesita mejorar? ¿Qué está diciendo por vos? ¿Te refleja?

Tu participación es fundamental porque es tu esencia; no busco compartir mis conocimientos para que pretendas aparentar algo que no sos sino para optimizar tus puntos fuertes logrando que comuniques un mensaje armónico, coherente y positivo, dándote las claves para mantenerlo en el tiempo.

¿Cómo se hace una asesoría de imagen?
Cada profesional tiene su metodología o la manera en que considera óptimo el asesoramiento.
En mi caso, el punto de partida es determinar el estilo (o la combinación de estilos) que te representa en este momento y que evaluemos si estás a gusto con él o si te gustaría incorporar elementos de otro estilo.
No se trata de imponer mi estilo en absoluto sino de considerar tus preferencias y qué mensaje brinda en la imagen que proyectás en todo sentido. Es un enfoque pragmático y como suelo repetir en varias ocasiones, no hay un estilo bueno o malo sino que puede resultar más o menos funcional en relación al ámbito o al contexto en que estés.

El estilo no es el único componente pero nos da un marco de referencia, una guía porque es ese estilo que tenés o que querés incorporar el que hará que prefieras determinados colores a otros, un tipo de prenda frente a otro, hacer combinaciones de una manera puntual, usar el cabello en determinada gama o con algunas maneras de peinarlo y automáticamente descartar otras porque no te representan.

Un asesoramiento de imagen profesional es una inversión en vos y evita que cometas errores como:

Vestirte sin considerar el tipo de cuerpo

Tu estructura ósea y el ancho de hombros y cadera harán que algunas prendas, cortes y géneros sean tus mejores aliados. A veces comprás porque “se usa”o, por tendencia pero sin tener en cuenta si esa prenda quita armonía a tu imagen por no tener un corte sentador.

Desconocer tus proporciones

Las proporciones son tan importantes como conocer la silueta a la hora de elegir prendas.

De nada sirve que sepas que un pantalón semi oxford te queda bien por tu tipo de cuerpo si elegís un tiro que desproporciona a tu torso en relación con tus piernas.

Pensar más en el talle que en el calce

¿Alguna vez te dejaste guiar más por el talle que por el calce de la prenda? El calce es lo que termina de definir el atuendo en cuanto a las prendas, no el talle (que además casi nunca puede verse). ¿De qué te sirve elegir el corte de pantalón que te beneficia por el tipo de cuerpo, las proporciones de torso y piernas, si usás uno que no tenga el calce adecuado?

Elegir los colores equivocados

Los colores comunican y transmiten mensajes no sólo por el significado cultural sino también por el efecto que tienen en tu rostro.
Es fundamental que sepas si los colores que usás transmiten el mensaje ideal para el ámbito en que estás y también que conozcas a través del test de colorimetría o análisis de color, cuáles son los matices de cada color que te benefician según tus características.
Usar un color que te quite protagonismo, que acentúe las imperfecciones naturales, que te haga ver agotada y cansada sin duda actúa en detrimento de la imagen que querés proyectar.

Usar accesorios poco adecuados

Lo que elijas como complemento de las prendas puede hacer o deshacer tu look. Usar un anillo de cocktail para un evento diurno no festivo claramente no es la mejor elección, más allá de que el anillo sea del tamaño adecuado según tus dedos y represente tu estilo.

Peinarte sin considerar cómo es tu rostro

Un peinado sentador para tus características repercute en las primeras impresiones en aspectos como seguridad, competencia, personalidad ya que no se percibe sólo en relación a tus rasgos faciales sino que transmite un mensaje sobre tu imagen.

Desperdiciar tiempo y dinero en compras

Cerrá los ojos y pensá ¿cuántas prendas tenés en tu placard, guardarropa o armario? ¿Cuántas son las que verdaderamente usás? ¿Cuántas veces compraste una prenda que terminaste regalando porque no te la pusiste nunca? Saber qué te beneficia y cómo combinar garantiza que tus compras sean siempre inteligentes.

En resumen, como asesora de imagen trabajo sobre quién sos y sobre lo que te gustaría que tu imagen diga por vos considerando:

  • tu estilo personal (o el estilo que querés incorporar)
  • tu profesión y tus actividades cotidianas
  • tu tipo de cuerpo y las proporciones de torso y piernas
  • tu paleta de colores
  • tu tipo de rostro y sus proporciones
  • tu comportamiento
  • tu comunicación verbal y no verbal

No hay una única fórmula y no se trata de un proceso automático: requiere de compromiso de tu parte, de ganas y de animarte a participar activamente en la optimización de la imagen que proyectás. Porque ¡la imagen importa siempre!

Quizás te estés preguntando si el asesoramiento de imagen es sólo para tu imagen profesional o si es necesario trabajar sobre la imagen personal.
A diario, cada uno de nosotros cumple con diversos roles: podés ser hija, madre, hermana, amiga, compañera, colega, profesional…
Tus características como tipo de cuerpo, proporciones, tipo de rostro o paleta de colores se mantienen, adaptándose a cada ámbito y al contexto. Saber por ejemplo, qué colores te benefician es una herramienta que podés usar en todas estas instancias y que no se limita a tu trabajo o a tu imagen profesional. Lo mismo ocurre con las prendas y los accesorios que más te beneficien.
Por esto, una asesoría de imagen bien hecha no te sirve únicamente para el trabajo sino que te da las claves para que tu imagen se proyecte de manera positiva, considerando quién sos, en todo momento y circunstancia.

Mi objetivo al asesorarte es usar mis herramientas y compartir mis conocimientos para que proyectes una imagen armónica y positiva que narre quién sos.
El asesoramiento de imagen es una guía en el camino hacia tu autoconocimiento, es acompañarte a descubrir tu esencia, tus puntos fuertes y darte los recursos para que tu imagen sea coherente, equilibrada y te refleje.

Ahora que conocés qué hace un asesor de imagen y qué podés esperar de una asesoría, te propongo que mires tus prendas, accesorios, los colores que usás y pienses en esto: ¿sentís que ayudan a transmitir la imagen que deseás proyectar?
Pensá en tres adjetivos con los que te gustaría que los demás te describan y asocien a tu imagen.
Decidí si estás dispuesta a salir de tu zona de comfort para vencer tus miedos y actuar de verdad en lo que querés que tu imagen diga por vos.

Si tu respuesta es sí, ¡felicitaciones! Diste el paso inicial (y el más importante) y quiero darte un obsequio como agradecimiento por tu tiempo y por tu valentía.
Completá tu dirección de mail y te estaré enviando el cuestionario de estilo personal que uso en mis sesiones individuales para que descubras cuál es tu estilo y si es el que te representa o si tenés ganas de incorporar elementos de otros estilos. Va a ser un privilegio poder transitar este proceso a tu lado.

¡Quiero conocer mi estilo!